Comunicación


El ser humano es, sin lugar a dudas, el animal más social de entre todas las especies y eso es debido, precisamente, a la vulnerabilidad con la que nace, lo que le hace depender absolutamente de otros y sólo desarrollando las habilidades de comunicación consigue aquello que necesita.

A partir de entonces, nos pasamos la vida comunicándonos: cómo nos ha ido el día, a quién hemos visto, qué hemos comido, qué planes tenemos para la mañana del sábado…

No en vano, la palabra Comunicación proviene del latín “comunis” que significa “común”. De allí que comunicar, signifique transmitir ideas y pensamientos con el objetivo de hacer partícipe a otro de los mismos, de ponerlos “en común” con el otro. Son muchas las imágenes que nos vienen a la mente cuando imaginamos en este mundo “híper-conectado” los incontables mensajes y fuentes de comunicación que recibimos diariamente y en la cuál pretendemos lograr un hueco para nuestros propios mensajes. La clave está en que esta comunicación sea siempre honesta, clara y efectiva. Sólo así podrá ser escuchada (y recordada) por encima del ruido que nos rodea a todos.

La denominada “Comunicación Empresarial” o “Comunicación Corporativa“, busca además, diferentes públicos. Uno interno que engloba a empleados, socios, proveedores, etc y otro externo en el que entran clientes, clientes potenciales, medios de comunicación, redes sociales, etc.

En este caso, la Comunicación a través de la información que se publica (los contenidos, las relaciones públicas, la publicidad…), adquiere el cariz y la responsabilidad de ser el vínculo perfecto entre la marca y los distintos públicos, hasta lograr en conjunto, transmitir con precisión y originalidad el mensaje de la empresa.

Pilar Ruiz Costa, Comunicación con cabeza, eventos con corazón
Pilar Ruiz Costa, Comunicación con cabeza, eventos con corazón

Cuenta conmigo para: